¿Quién puede resistirse a darse un pequeño capricho navideño durante estas fechas? Dulces, carne de cordero, pavo, cerdo… y no olvidar el turrón en sus diferentes variantes. Hace imposible que nadie quiera perderse estas delicatesen, ¿verdad? No obstante, los jugadores del Montpellier se han llevado una desagradable sorpresa a modo de deberes que les van a fastidiar un poco las fiestas.

Si engordan un kilo, 1.000 euros de multa

El pasado día 21 de diciembre el equipo se disolvía para irse cada uno a pasar las fiestas con sus familias y no volverían a reunirse, para volver a los entrenamientos, hasta el día 31. No obstante, antes de salir del estadio y dirigirse a celebrar estas fechas tan especiales, los directivos del equipo los sorprendieron con una pequeña advertencia: “por cada kilo que engorden estas fiestas, tendrán que pagar 1.000 euros de multa.

¿Es una broma de mal gusto adelantándose al día de los inocentes? Para nada, pues el mismo entrenador del equipo, Frédéric Hantz, lo contó el pasado viernes en una entrevista a la radio regional France Bleu Hérault: “Será un euro por cada gramo de más. La multa al principio puede parecer ridícula, pero si se engorda un kilo se está hablando de 1.000 euros de multa”.

Los jugadores del Montpellier tendrán que pagar una multa por cada kilo que engorden

Tras regresar a los entrenamientos en el último día del año, el equipo tendrá que prepararse para hacer frente al Olympique de Lyon el próximo 8 de enero en la Copa de Francia. En la liga su posición no es que sea muy favorable, ya que están en el undécimo puesto. Desde el año 2012, cuando se convirtieron en los campeones de la liga francesa, no han vuelto a ganar ningún trofeo relevante.

¿Es posible que esta técnica de la directiva del Montpellier se acabe convirtiendo en una tradición para otros clubes de fútbol de todo el mundo?

Dejar respuesta