¿Realmente todo el mundo entiende los mensajes subliminares que hay en las series de televisión? Algunas veces parece que muchos no son capaces de ver más allá de sus “ideales” y creen que todo es malo porque no son capaces de ver los mensajes que esta serie lanza. En este caso, el Ayuntamiento de Castellón ha atacado a la serie televisiva Los Simpson con un calendario para 2017 que denuncia los estereotipos de la ficción televisiva.

No, no entienden el mensaje de la serie

Todo el mundo conoce a la familia de los Simpson, integrada por cinco miembros y cada uno con un papel: Homer es el padre vago e irresponsable que rara vez quiere ir a trabajar, pero que acaba trabajando en cualquier cosa menos que en su central; Marge es la madre despechada que sueña con hacer algo más en la vida que limpiar la casa pero que es incapaz de dejar a sus hijos sin cuidado; Bart es el niño gamberro al que todo el mundo considera un caso perdido; Lisa es la inteligente de la familia y la más estudiosa; Y Maggie, aún sin haber hablado, demuestra tener mucho potencial.

¿Son los Simpson una serie que inculca estereotipos a los niños?

La serie se basa en la sátira para criticar algunos aspectos de la sociedad, como el hecho de que una mujer sea capaz de aguantar a un marido que sea capaz de llegar borracho todo los días a casa o que una niña superdotada como Lisa no pueda expandir sus conocimientos por tener que limitarse a un colegio público.

No obstante, desde el Servicio de Igualdad de Oportunidades del consistorio del Ayuntamiento de Castellón consideran que la serie lo que hace es mostrar unos malos estereotipos que luego son acoplados al pensamiento de los niños que ven la serie. Así, un niño verá que es normal cometer travesuras y que por muy graves que sean siempre se librará o que una mujer debe estar en casa y aguantar a su marido, sin importar que, porque es su deber. Para su crítica, han lanzado un calendario para el año 2017 que habla sobre la igualdad y aseguran que no hay que seguir con los Simpson, porque la igualdad está en juego.

Dejar respuesta