La historia nos ha demostrado que no hay ser más leal y cariñoso que los perros. Todos conocen la historia de Hachiko o la de Balto, y habrán visto películas de Disney donde los perros son capaces de cualquier cosa por aquellos que aprecian. Pero todo esto no es ficción, sino que sucede de verdad en la vida real.

Estuvo al lado de su compañera todo el tiempo para protegerla

Un día, una perrita llamada Lucy apareció en las vías del tren de una ciudad de Ucrania. La perrita estaba herida y no era capaz de moverse por si sola. Pero no estaba sola, dado que a su lado se encontraba Panda, su fiel compañero que estaba recostado a su lado dándole calor y protegiéndola de todo aquel que se atreviese acercarse a su compañera.

El día de Navidad, Denis Malafeyev, quien está acostumbrado a recoger animales abandonados, recibió la llamada de esta situación y no se lo pensó dos veces. Fue la escena e intentó llevarse a los perros, pero Panda no le dejaba acercarse hasta Lucy.

Panda y Lucy, dos perros unidos por algo más que una amistad

Durante varios días el hombre regresó y tenía que ver la misma escena una y otra vez: cuando un tren iba a pasar por las vías, Panda agachaba la cabeza de Lucy lo suficiente para que no recibiese ningún golpe y la protegía con su propio cuerpo del tren. Finalmente, Denis logró hacerse con la confianza de Panda y pudo retirar a Lucy de las vías.

Tras cubrirla con una manta la puso en el maletero del vehículo, y Panda no tardó en acoplarse a su lado, y llevó a ambos hacía el veterinario. Tras un chequeo y ayudar a los animales a recuperarse, los dos animales fueron devueltos a sus dueños que no eran conscientes de todo lo que habían tenido que pasar sus dos animales.

Una nueva historia sobre lealtad y amistad canina que seguro que pasará a las siguiente generaciones.

Dejar respuesta